19 agosto 2011

Odio

El odio es una sombra negra y alargada. En muchos casos, ni siquiera quien lo siente sabe de dónde le viene. Es un arma de doble filo. Al mismo tiempo que herimos al contrincante nos herimos a nosotros mismos. Cuanto más grave es la herida que le infligimos, más grave es la nuestra. El odio es muy peligroso. Y, una vez que ha arraigado en nuestro corazón, extirparlo es una tarea titánica.

Haruki Murakami

2 comentarios:

Violeta dijo...

Como siempre, una cita preciosa.
Besotes, guapa.

Carmen dijo...

Muchas gracias por pasarte :)
Otro beso para ti.